VIDRIO AUTOMOTRIZ


Parabrisas, lunas, y espejos retrovisores. La excelencia al servicio del automóvil.

VIDRIO AUTOMOTRIZ


TALADRO

Se emplean brocas de pared muy fina y alta capacidad de corte, y llevan incorporado un avellanador para pulir el taladro antes del templado. Estas brocas se las denomina “monoblock”. El avellanador se sitúa a una distancia determinada del taladro, en función del espesor de vidrio a taladrar.

Ver galería de imágenes

RETROVISORES

Para los espejos retrovisores interiores se utilizan máquinas rectilíneas prismáticas, generalmente de 9 motores de diamante y otros tantos de fieltro mezclado con óxido de cerio, para el perfecto acabado del mismo. Se trata de un bisel muy ancho y una industria tan exigente, que la calidad del espejo tiene que ser perfecta, para evitar cualquier distorsión al ojo humano. Después de biselado, se cantea a mano o en máquinas CNC con muelas en “V”, para matar las aristas.

Los espejos exteriores, rectos o curvos, se suelen pulir a mano o en máquinas CNC, para eliminar cualquier pequeña rotura que venga del corte.

Ver galería de imágenes

LUNAS Y PARABRISAS

Es un proceso de canteado o aristado industrial donde se requiere eliminar la menor cantidad de vidrio posible para así trabajar a altas velocidades de avance.

Se emplean muelas de canto periféricas en “U” o en “V”, principalmente en máquinas CNC, con altos espesores de diamante para poder rectificar varias veces y sacar la máxima productividad.

La velocidad periférica de las muelas es muy alta, para garantizar un buen acabado a alta velocidad.

Ver galería de imágenes